Este protocolo de denuncia forma parte del Código de Buena Conducta y describe cómo actuar en situaciones de (presunto) comportamiento indeseable y cómo y a quién denunciarlo.
Otras secciones son las Normas de Buena Conducta, los Asesores Confidenciales y el Comité Independiente de Denuncias.

¿Por qué y para quién es este protocolo?

El protocolo cubre el contacto entre voluntarios, participantes, visitantes, empleados y otras personas en el COC. El protocolo ofrece protección al denunciante y a quienes actúan de acuerdo con el protocolo, a la presunta víctima y a la persona acusada. El protocolo también le impone una obligación: debe actuar de la manera establecida.

Este protocolo de denuncia también contiene un procedimiento de denuncia que se pone en marcha tras una denuncia. En caso de (presunta) infracción penal, se denuncia a la policía. Además, la denuncia puede dar lugar a medidas disciplinarias (provisionales) contra el acusado.

La junta directiva de la entidad jurídica en la que haya tenido lugar el (presunto) comportamiento indeseable es responsable de tratar cada denuncia con el mayor cuidado y objetividad posibles. Para investigar una denuncia, la junta directiva puede recurrir a la comisión de quejas independiente de la federación.

Este protocolo presta especial atención a las denuncias de (presuntos) comportamientos sexualmente transgresores y abusos sexuales a grupos vulnerables, como los menores.

Informe o queja

Las normas de educación articulan el comportamiento que se espera de todos en el COC. El comportamiento indeseable consiste en sobrepasar esas normas de modales. Excederse puede incluir, por ejemplo, el acoso, los cotilleos o asuntos más graves como el abuso sexual.

Puntos de partida:

  1. Cualquiera puede denunciar o presentar una queja sobre un comportamiento indeseable.
  2. Cada denuncia o queja se toma siempre en serio y se trata con integridad y equidad.

Denuncia:

  • Una denuncia, si se mantiene, dará lugar a medidas disciplinarias.
  • Las quejas se remiten siempre a la comisión independiente de quejas.
  • La propia comisión de quejas es el guardián de las quejas que tramita.

Notificación:

  • Un informe puede resolverse a menudo con un buen debate con los implicados, en el seno de un grupo de trabajo o con la junta directiva de la organización.
  • Un informe puede tramitarse internamente, pero puede dar lugar a una denuncia. Las quejas se presentan siempre a la comisión independiente de quejas.

Tarea de señalización

Todos los miembros de la asociación tienen la responsabilidad de detectar (presuntas) conductas transfronterizas. Esto afecta no sólo a las formas más graves, sino también a las denominadas conductas transfronterizas "menores". Si observa formas más leves de comportamiento transfronterizo, se espera que se dirija a la(s) persona(s) implicada(s) y tome medidas correctivas.

Cuándo informar a quién

Se debate un informe lo más cercano posible a la situación para resolver el problema.

  • Si se infringen las normas dentro de un equipo o grupo de trabajo, se informará a la junta, pero primero se verá si el equipo o grupo de trabajo puede resolver la situación por sí mismo. Si esto falla, se recurre a la Junta. Dependiendo de la situación, la Junta puede intervenir y trabajar con los implicados para encontrar una solución.
  • Las infracciones de las normas por parte de coordinadores o voluntarios que no pertenezcan a un equipo permanente implicarán a la junta directiva. 
  • Si un miembro del consejo infringe las normas, el primer paso es ver si la situación puede resolverse dentro del consejo.
  • Si se detectan o sospechan delitos, el consejo puede denunciarlos a la policía.
  • En caso de sospecha de abusos sexuales a menores o personas con discapacidad mental, siempre se presenta una denuncia a la policía.

Obligación de denunciar (sospechas/signos de) abusos sexuales.

Toda persona que sospeche de abusos sexuales u otros comportamientos inadecuados, o que oiga hablar de ellos, está obligada a comunicarlo al consejo.

En caso de duda sobre la gravedad o la justificación de una sospecha, existe el deber de consultar a un asesor confidencial al que se puede pedir consejo.

Si los empleados expresan (sospechas de) abusos sexuales directamente a su coordinador, éste no tomará medidas por sí mismo, sino que implicará a la junta.

El deber de denunciar prevalece sobre cualquier otro interés que pueda estar en juego, como el deseo de confidencialidad de la víctima (menor de edad).

No corresponde a los empleados dedicarse a decir la verdad; esto puede perturbar cualquier proceso legal. Atención: una denuncia no es una acusación. Una vez presentada la denuncia, se lleva a cabo una investigación minuciosa y objetiva sobre lo que está ocurriendo. Se tienen en cuenta la intimidad y los intereses tanto de la presunta víctima como del acusado.

En caso necesario, la junta directiva de una asociación miembro puede solicitar asesoramiento al responsable de asuntos federativos del COC de los Países Bajos sobre, por ejemplo, otras líneas de actuación:

  • Conversación con el acusado;
  • Conversación informativa con la policía en casos de comportamiento sexualmente transgresor;
  • Crear un equipo de emergencia;
  • Inicio del procedimiento de denuncia;
  • Informar a la policía de comportamientos sexuales transgresores entre jóvenes de hasta 18 años;
  • Medidas provisionales contra el presunto autor/acusado;
  • Asegurar y abrigar a la víctima;
  • Información a las partes interesadas;
  • Cuidados posteriores.

Deber provisional de silencio tras la denuncia de una presunta infracción

Además del deber de informar, el consejo, el informador y los empleados de la organización tienen un deber provisional de silencio hacia terceros. No obstante, los implicados pueden expresarse ante el asesor confidencial. Este deber de silencio es necesario para que no se vean implicadas en un caso más personas de las necesarias para un tratamiento cuidadoso. Hay que evitar que surjan rumores y que alguien sea calificado de "culpable" de antemano. El deber de silencio también es importante para garantizar que no se obstaculice ningún procedimiento penal.

Visite

  • Garantizar la seguridad de la víctima.
  • Si pillas a alguien en el acto:
    • No deje sola a la víctima;
    • Comunícalo inmediatamente al coordinador del equipo o a un miembro de la junta directiva.
  • Si la situación es amenazadora: llama al 112 para que intervenga la policía;
  • Deje el estado intacto en la medida de lo posible en relación con cualquier investigación de rastros. Llame a la policía antivicio (112), informe de lo que se trata y pida instrucciones. Haga el menor número posible de preguntas. Escuche y tranquilice al niño.
  • Escríbalo todo de la forma más literal y objetiva posible, incluidas las preguntas que haya formulado.
  • Dígale que está obligado a informar de la historia a la junta, pero que no se tomará ninguna medida sin el conocimiento de la víctima.
  • Comunique inmediatamente la sospecha al consejo. En caso de duda, consulte al asesor confidencial.
  • Remitir a la persona a un consejero confidencial si es necesario.
  • Informe de la situación al coordinador o a un miembro de la Junta Directiva lo antes posible.
  • Permanecer a disposición del niño/joven y seguir ofreciéndole el asesoramiento habitual.

Sea

  • Nunca actúes por tu cuenta.
  • No interrogue a la presunta víctima. Escuchar a la presunta víctima y/o hablar con contactos de la presunta víctima puede interferir en cualquier proceso legal. No corresponde al empleado decir la verdad.
  • En caso de sospecha, no se ponga nunca en contacto con el presunto autor, aunque se trate de un compañero voluntario. La mejor manera de detener y abordar el abuso es una investigación objetiva y oficial.
  • ¡Recuerda el deber (provisional) del silencio!
  • Nunca prometa confidencialidad, ni siquiera cuando la víctima se la pida.